Inicio Tratamientos Practicar Natación o Nadar, El Mejor Ejercicio Para La Diabetes

Practicar Natación o Nadar, El Mejor Ejercicio Para La Diabetes

198
Compartir

La rutina de cualquier persona saludable, diabético o no, incluye los ejercicios físicos. En este sentido, varios estudios coinciden en que la natación es una de las disciplinas más completas y beneficiosas para la salud.

Por supuesto, debemos entender que ir a la piscina y dar unas vueltas es totalmente diferente a nadar seriamente, pues los niveles y la intensidad del ejercicio en cada caso son diferentes.

También puedes optar por varios tipos de disciplinas acuáticas, ya sea el nado de distancia o las diversas variantes de aquagym bajo la tutela de un instructor.

Para los diabéticos

Alrededor del 90% de los pacientes diagnosticados con diabetes mellitus del tipo 2 sufren de obesidad.

Como la natación disminuye cerca de siete veces la carga del peso corporal, para las personas con sobrepeso es una buena opción para comenzar a ejercitarse ya que reduce el esfuerzo muscular pero mantiene el impacto físico.

Otra cosa positiva de esa práctica es la propia temperatura del agua, lo que favorece el flujo sanguíneo y además constituye un momento agradable y propicio para despejar la mente e incluso practicar un poco de meditación.

La natación también aumenta la capacidad de oxidación de los componentes fibrosos de nuestros músculos, ayuda a la sensibilidad a nivel celular a la hormona insulina y por tanto favorece la reducción de los valores sanguíneos de glucosa en sangre.

Recomendaciones

Como hemos comentado, no es lo mismo nadar por nadar que practicar este ejercicio con seriedad. Si lo vas a intentar con la categoría de aeróbico debes hacerlo por lo menos durante 20 minutos sin parar.

Aunque los expertos recomiendan practicarlo 5 veces a la semana, puedes alternar con otros ejercicios como correr, caminar, hacer spinning o cualquier otra variante que te llame la atención. Puedes, por ejemplo nadar 3 días y correr el resto.

Si por fin decides empezar ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Revisa tus niveles de azúcar con un glucómetro antes de comenzar a nadar, y si tu resultado es menor de 80 mg/dl consume algún carbohidrato, fruta o zumo, antes del ejercicio.
  • Si tienes entrenador o nadas con algún amigo, avísale del riesgo de hipoglucemia para que esté preparado para ayudarte si es preciso.
  • Debes estar atento a síntomas de baja glucosa como mareos, dolor de cabeza o visión borrosa.
  • Si no te sientes bien suspende tu sesión de ejercicio ese día, pues es mejor prevenir que lamentar.
  • Consulta a tu médico especialista en diabetes que estás practicando natación u otro ejercicio físico regularmente para que este reajuste tu tratamiento.
  • Cuida tu piel y tus pies, ya que existe gran riesgo de que se produzcan rasguños o lesiones y estas pasen desapercibidas.
  • Antes y después de hacer tus ejercicios revisa con cuidado las zonas sensibles de tu cuerpo en busca de ampollas, enrojecimientos u otras posibles lesiones.

La diabetes no es un impedimento para practicar ejercicio, solo necesitas cuidarte y estar al tanto de los factores que pueden descompensar tu nivel de glucosa en sangre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here